el descanso es fundamental para niños

El descanso es fundamental para el crecimiento infantil

Todos conocen la importancia del sueño, la relevancia que tiene el descanso para liberar las tensiones, hacer que el cuerpo repose, se recupere y pueda obtener la energía necesaria para enfrentar las actividades de cada nuevo día. Ahora bien, cuando se trata de los niños la importancia del descanso es aún mayor.

Este es primordial para su óptimo y correcto crecimiento, el descanso interviene directamente en su desarrollo, así como en su aprendizaje y en su evolución a nivel cognitivo. Debe darse en las condiciones adecuadas y cada etapa marca algunos parámetros particulares.

¿Cuánto tiempo debe dormir un bebé?

Un lactante o bebé necesita dormir 12 horas diarias, esto hasta que alcanza los 14 años de edad aproximadamente. A medida que va creciendo el tiempo el descanso disminuye, pero siempre debe representar 8 horas como mínimo, además de una siesta durante el día, este es un requisito básico, generalmente se da después de la comida.

La razón de este tiempo se centra en la exigente rutina que de forma general, caracteriza a todo niño, ellos cada día experimentan un proceso de aprendizaje a través de diversas actividades, así que el sueño es la forma de restablecer sus energías.

Elementos para el correcto descanso infantil

  1. El colchón: Este debe ser de la mayor calidad, es el lugar donde un niño pasa el 40% de su tiempo. Debe ser de dureza intermedia, pues muy duro resulta incómodo y si es muy blando interviene negativamente en su postura, provocando la aparición de problemas de cadera y columna.
  2. La ropa de cama y pijama: ambos deben ser de materiales naturales que sean hipoalergénicos y transpirables, estos no solo permiten la calidad del descanso, también favorecen la salud.
  3. El ambiente: Es elemental reducir el impacto de los elementos externos como el ruido, se debe buscar una temperatura agradable, al igual que cuidar la iluminación. Poner música de cuna resulta ideal.
  4. El tiempo: se debe adaptar la cantidad de horas según la edad y características del niño.
  5. Crear hábitos de sueño: Desarrollar en el niño una rutina antes de la hora de dormir es primordial, el niño debe verlo como una experiencia positiva, para esto resulta muy efectivo realizar alguna actividad con los padres que además fortalece los lazos afectivos. De forma progresiva el niño necesita comprender qué es la hora de dormir hasta lograr que vaya por sí solo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *